El parchís y el derecho.

Estándar

Las reglas del parchís o las fuentes del derecho civil

¿Qué similitud tiene el derecho con las reglas del parchís? Todas!!

En Derecho, igual que en el parchís, hay una serie de normas, que vienen escritas en el propio juego y que los jugadores deben conocer y seguir para llegar a buen fin y no tener problemas en el juego.

Estas reglas o normas se fijan para saber qué se puede y qué no se puede hacer en el juego, como avanzar de casilla en casilla y cómo resolver los conflictos que surgen cuando un jugador dice que al comerse otra ficha tiene que contar veinticinco y el otro jugador dice que solo diez, etc. Sirven para saber cómo jugar y para resolver conflictos o disputas entre los jugadores. En derecho, estas reglas escritas del juego, se asemejan a las leyes, que son normas jurídicas (reglas de conducta con un mandato vinculante y una consecuencia jurídica) y que nos llegan en forma escrita por el poder legislativo (las Cortes).

La similitud no acaba aquí, esta regla de conducta que debemos respetar (no podemos avanzar de la casilla 1 a la 10 si sólo hemos sacado un 6 en los dados) no es la única que rige el juego, a si entramos en un club de juego de parchís seguro que hay reglas que han introducido los jugadores de ese club por el mero hecho de utilizarlas continuamente en sus partidas y que deberemos respetar si queremos jugar con ellos. Esto es lo que en el plano jurídico llamaríamos “costumbre”, que también genera derecho, es decir, que esas costumbres nos vinculan en la forma de jugar si queremos estar y jugar en el club.

Finalmente, y como en el parchís, hay unos principios básicos que también hay que respetar; como el de no hacer trampas, el de la deportividad cuando se pierde, etc., estos principios también tienen su símil en el ámbito jurídico: los principios generales del derecho. Éstos son principios que debemos observar y que nacen de la esencia y espíritu del juego, se desprenden de la lectura en general de sus las reglas, pues igual que en el mundo del derecho, sus principios generales deben respetarse y que no tienen porque estar escritos, pero que se pueden extraer del espíritu de las normas, como por ejemplo el principio de igualdad y no discriminación, o el principio pacta sunt servanda (los pactos nos obligan).

Por todo ello podemos decir que el Derecho es como un juego de parchís, en el que debemos observar las reglas escritas, el costumbre y los principios generales para poder jugar, estas normas son lo que llamamos fuentes del derecho.

¿Estáis ya preparados para tirar los dados?

Les regles del parxís o les fonts del dret civil

Quina similitud té el dret amb les regles del parxís? Totes!!

En dret, igual que en el parxís, hi ha una sèrie de normes, que vénen escrites en el propi joc, que els jugadors han de conèixer i seguir per arribar a bon fi i no tenir problemes en el joc.

Aquestes regles o normes es fixen per saber què es pot i què no es pot fer en el joc, com avançar de casella en casella i com resoldre els conflictes que sorgeixen quan un jugador diu que en menjar-se una altra fitxa ha de comptar-ne vint-i-cinc i l’altre jugador diu que només deu, etc. Serveixen per saber com jugar i per resoldre conflictes o disputes entre els jugadors. En dret, aquestes regles escrites del joc, s’assemblen a les lleis, que són normes jurídiques (regles de conducta amb un mandat vinculant i una conseqüència jurídica) i que ens arriben en forma escrita pel poder legislatiu (les Corts).

La similitud no acaba aquí, aquesta regla de conducta que hem de respectar (no podem avançar de la casella 1 a la 10 si només hem tret un 6 en els daus) no és l’única que regeix el joc, si entrem en un club de joc de parxís segur que hi ha regles que han introduït els jugadors d’aquest club pel sol fet d’utilitzar-les contínuament en les seves partides i que haurem de respectar si volem jugar amb ells. Això és el que en el plànol jurídic anomenem “costum”, que també genera dret, és a dir, que aquests costums ens vinculen en la forma de jugar si volem estar i jugar en aquell club.

Finalment, i com en el parxís, hi ha uns principis bàsics que també cal respectar; com el de no fer trampes, el de l’esportivitat quan es perd, etc., aquests principis també tenen el seu símil en l’àmbit jurídic: els principis generals del dret. Aquests són principis que hem d’observar i que neixen de l’essència i esperit del joc, es desprenen de la lectura en general de les seves les regles, doncs igual que en el món del dret, els seus principis generals han de respectar-se, i tot i no estar escrits, es poden extreure de l’esperit de les normes, com per exemple el principi d’igualtat i no discriminació, o el principi pacta sunt servanda (els pactes ens obliguen).

Per tot això podem dir que el Dret és com un joc de parxís, en el qual hem d’observar les regles escrites, el costum i els principis generals per poder jugar, aquestes normes són el que anomenem fonts del dret.

Esteu preparats per tirar els daus?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s